La casa del árbol


Residencia Mezzé
Cununyacu, Ecuador
Najas Arquitectos

 

La Residencia Mezzé, es la primera de un conjunto privado de 4 residencias, que buscan reinventar la tipología de casa de patio central, a través de variaciones del tema de barras en escuadra.


Se implantó la primera residencia del conjunto sobre un terreno de 1 400m2, que al carecer de un contexto extraordinario, invitó a adoptar 3 móviles de diseño:

casarbol_003

1. Integración de un árbol de Jacarandá de 18 m de altura.

El partido arquitectónico buscó potenciar el protagonismo de un árbol preexistente de jacarandá ligeramente excéntrico hacia el occidente del terreno. En cuanto a lo espacial, se lo reconoció como un nodo referencial para integrar las actividades internas y externas de la casa. En cuanto a lo volumétrico, el árbol es abrazado por la volumetría para integrarlo a la composición del objeto arquitectónico total. El árbol responde a este gesto, brindando sombras que penetran el interior de los espacios y que bañan el entorno de tal modo que, su presencia se evidencia desde todas las estancias y recorridos de la casa.

casarbol_0042. Mezzé - La sobremesa y la comida como eje vivencial y de unión Mezzé (Meh-Zay), que es un término de origen árabe que identifica a un conjunto de aperitivos que suelen servirse como parte de una comida a gran escala a la que se le puede dedicar mucho tiempo.


Los propietarios, de origen libanés, promueven que la hora de la mesa represente siempre un ritual de congregación. Con esta intensión, el comedor principal en doble altura puede ser integrado espacialmente a sus dos costados con el exterior. Este espacio jerárquico y flexible, una vez que se han abierto las mamparas de vidrio que lo flanquean, conforma el espacio para el “Mezzé” a manera de “vacío” o patio central que se emplaza sobre un deck de madera de teca, atravesado por el árbol de Jacarandá. El espacio para el “Mezzé” constituye el elemento integrador del todo.



3. Contener y Abrir La residencia Mezzé exigió barreras volumétricas al este, oeste y norte para dar la espalda a lo público. Este partido en forma de “H”, abre todas las vistas hacia el sur-este donde se descubre el Ilaló y el árbol de jacarandá.


En la planta baja, el occidente está flanqueado por una barra de servicios revestida de cuarcita color arena, y en planta alta, otra barra en cantiléver contiene los dormitorios en estrecha relación física y visual con el “Mezzé”, el árbol de jacarandá y el Ilaló.


Las zonas sociales acristaladas están enmarcadas por una gran escuadra blanca de hormigón armado atravesada por otra escuadra de acero que conforma la losa más liviana que alberga el “Mezzé” interior. Esta intersección de planos en escuadra conforma el marco de la puerta principal de madera de Seike de 6m de altura.


Las zonas sociales acristaladas están enmarcadas por una gran escuadra blanca de hormigón armado atravesada por otra escuadra de acero que conforma la losa más liviana que alberga el “Mezzé” interior. Esta intersección de planos en escuadra conforma el marco de la puerta principal de madera de Seike de 6m de altura.


Un gran volumen en cantiléver de 5 metros se incrusta en el paño transparente de las zonas sociales. Este contiene la alcoba principal que “levita” sobre las copas de los árboles de naranjo preexistentes y que, con un giro de 8 grados hacia el sur-este, busca encontrarse con el Ilaló.


El sistema de circulación longitudinal propone una narrativa espacial que atraviesa los vacíos interiores y las aperturas físicas y visuales con el exterior para así revelar selectivamente todos los elementos antes mencionados.

casarbol_002